Build The Foundation For Investing Success | Traders AcademyBuild The Foundation For Investing Success | Traders AcademyBuild The Foundation For Investing Success | Traders Academy
(Lun - Vier)
info@traders-academy.net
Faro, Portugal​
Build The Foundation For Investing Success | Traders AcademyBuild The Foundation For Investing Success | Traders AcademyBuild The Foundation For Investing Success | Traders Academy

Chicago, 1840 (parte 1/2)

Estamos en Chicago, año 1840. Es muy probable que sea un extranjero en el lugar. Posiblemente haya emigrado hace uno o dos años para huir de hambruna de la patata que en esos años está asolando a la población de Irlanda, su patria.

Ya ha consolidado su negocio. Mañana temprano estará esperando en la estación de tren para conseguir el mejor acuerdo con los proveedores de trigo procedentes del Medio Oeste. Pretende comprar 100 fanegas a 80 centavos cada una. Esto le permitirá obtener un beneficio de $1 cuando venda lo adquirido a 81 centavos la fanega.

Lamentablemente, cuando el trigo llega al día siguiente, los astutos proveedores insisten en que el precio de la fanega es de 82 centavos, y ni uno menos. Así que, tras algunos intentos fallidos, acepta.

Chicago, 1840 (parte 2/2)

Esto implica que podrá comprar menos materia prima de lo que había presupuestado: 97 fanegas para ser exactos. También tendrá que subir el precio de venta para evitar pérdidas, ya que las proyecciones anteriores estaban basadas en 81 centavos la fanega.

Pero un día se le ocurre una buena idea: ¿qué pasaría si pudiese encontrar un proveedor y pagarle por adelantado para que, el mes que viene, le suministre 100 fanegas al precio de mercado de hoy?

Por cuestiones de confianza, pagar toda la cifra por adelantado no sería una buena idea. Pero podría formalizar un compromiso y pagar un pequeño adelanto, con la promesa de entregar el resto del pago a la entrega de los productos.

¡Excelente idea! ¡Acaba de descubrir (¿o se dice inventar?) la negociación con futuros. Muy pronto, los imitadores adoptarían la idea y la aplicarían tal cual, o combinada con otras ideas copiadas, para hacerla más avanzada y eficiente.

Negociar con futuros en 2020 (parte 1/2)

En la actualidad, operar con futuros es bastante complejo. Sin embargo, el concepto sigue basado en la pequeña idea que, en la década de 1840, se le ocurrió en Chicago a algún anónimo empresario (o anónima empresaria).

Con el rápido avance de la tecnología de Internet, el comercio con futuros ha alcanzado volúmenes gigantescos hasta convertirse en uno de los principales pilares de la economía global.

Otrora limitado a bienes duraderos (como cereales y otros alimentos secos), el mercado de futuros actual incluye también materias primas perecederas, como, entre otros, leche, zumos, carnes y verduras. Además, se han incorporado también productos de alto valor, como el oro.

Negociar con futuros en 2020 (parte 2/2)

Precios estables
A partir del ejemplo anterior habrá observado una ventaja obvia de negociar con futuros: se minimizan las fluctuaciones de precios y se garantiza al comprador que, en el futuro, adquirirá un artículo a un precio específico. Esto facilita ajustarse a un presupuesto.

Sin embargo, el titular de los contratos de futuros actuales no tiene que comprar efectivamente los productos en cuestión. Algunos participantes activos del mercado nunca han visto un cerdo presencialmente, pero llevan décadas operando con futuros de carne porcina. ¿Cómo es posible?

Este es el mecanismo (parte 1/6)

La hipótesis teórica cuando adquirimos un contrato de futuros es que compraremos los productos subyacentes al final del período del contrato. No obstante, no es esto lo que ocurre en realidad. Uno no tiene ningún canal de comercialización y, si nos entregasen dichos productos, no tendríamos manera de venderlos.

Por consiguiente, suponiendo que los precios de los productos en cuestión se aprecien, sus productores no nos lo venderán directamente, sino que utilizarán sus propios canales de comercialización para enajenarlos.

Una vez vendidos los productos, el productor restará el precio de compra previamente convenido (el precio al cual acordamos comprar los productos al vencimiento del contrato) y los costes adicionales por llevar los productos al mercado. El resto se entregará al titular del contrato. Además, el productor devolverá el adelanto (margen) a nuestra cuenta.

Este es el mecanismo (parte 2/6)

Liquidez
El mercado de futuros se caracteriza por su alta liquidez. Estos contratos son considerados instrumentos de intercambio y están basados en el valor futuro previsto de los bienes subyacentes y el margen. En otras palabras: podremos vender un contrato de futuros en el momento que consideremos oportuno antes de su vencimiento, y comprar otros cuando lo deseemos.

No obstante, es preferible vender un contrato de futuros justo antes de su vencimiento, ya que es en ese momento cuando más probabilidades tendrá de conseguir un comprador justo. Por otra parte, comprar un contrato de futuros con anterioridad es lo más recomendable, porque los precios suelen ser más bajos en ese momento.

Este es el mecanismo (parte 3/6)

Peligros
Esperar a vender un contrato de futuros hasta su fecha de vencimiento no garantiza ni un beneficio ni una pérdida. Si el precio del producto subyacente sube, obtendremos un beneficio; si baja, perderemos el margen. También es posible que se nos pida hacer pagos adicionales para cubrir la caída del precio.

Este es el mecanismo (parte 4/6)

Importancia del margen
Un margen no es un depósito per se, ya que se devuelve al comprador del contrato si el mercado se mueve a su favor. No obstante, si no es así, el margen sirve como seguro, y el proveedor podrá exigir más dinero si los precios del mercado siguen cayendo mientras el contrato de futuros sigue intacto.

Sin embargo, los compradores de contratos de futuros son libres de resolverlos en cualquier momento, cubriendo solamente las pérdidas hasta el momento de su rescisión.

Este es el mecanismo (parte 5/6)

Operar con futuros online
Si tiene suficiente capital para hacer frente a los requisitos de margen y las comisiones del bróker, podrá comenzar a operar con futuros online. El margen exigido varía en función de los productos subyacentes y del tipo de operación.

En el ámbito de las operaciones con futuros existen dos modalidades principales: la normal el spread betting.

Spread betting
El spread betting no es legal en EE.UU., aunque se admite en Europa. En esta modalidad, un operador apuesta por la caída o el aumento del precio de una materia prima. Si cree que va a subir, hará una “apuesta al alza”. Si cree que va a bajar, hará una “apuesta a la baja”.

Este es el mecanismo (parte 6/6)

Si una persona hace una apuesta al alza y el precio sube, obtendrá un beneficio por cada movimiento del precio. Lo mismo ocurrirá si apuesta a la baja y el precio desciende.

Sin embargo, si los precios bajan cuando el inversor ha apostado por el alza, perderá una suma convenida de dinero por cada movimiento a la baja de los precios. Lo mismo ocurrirá si uno prevé una caída y, en su lugar, los precios suben.

Operaciones normales con futuros
El spread betting es un derivado reciente de las operaciones con futuros. Las operaciones normales con futuros son las descritas en la mayor parte de este artículo. Es una modalidad habitual tanto en EE.UU. como en Europa.

En general, son las personas con elevadas dotaciones de capital las más proclives a sobrevivir en esta modalidad. Esto se debe a que pueden ampliar sus carteras invirtiendo en contratos de futuros de diferentes bienes, diluyendo así los riesgos.

Antes de dedicarse a operar con futuros, es importante practicar. Una cuenta de simulación permite practicar en el mercado real sin incurrir en riesgos. Pruebe hoy mismo una cuenta de simulación de futuros.

Aprender, practicar, operar!

Ventanilla única para un trading exitoso

Nuestro sitio web usa la cookie policy requerimos su aceptacion. Esto apoya nuestro esfuerzo en mejorar su experiencia de usuario.